Las antorchas en el prado

Las antorchas en el prado

Había planeado esa salida romántica durante meses, todo era perfecto. El cielo estaba despejado y la luna iluminaba por completo cada resquicio de aquel paraje. Llamé a Ingrid, mi novia, y le dije.

– Paso por ti dentro de media hora. ¿Está bien?

– ¡Claro cariño! Te estaré esperando.

Ella jamás iba a sospechar que esa noche, le propondría matrimonio. Llegué puntual y nos fuimos a caminar hacia la orilla del lago. Ingrid traía un vestido de color verde botella que hacía juego con sus bellísimos ojos.

Yo caminaba sin mediar palabra, pues si hablaba seguramente los nervios me traicionarían y ella se daría cuenta de lo que yo estaba tramando. Aun así, se me acercó al oído y me susurró:

– Estás muy callado. ¿En qué piensas?

– En nada en especial, he tenido una semana muy difícil y creo que las cosas del trabajo no se apartan de mi mente.

Llegamos al lago y la postal que ambos teníamos frente a nosotros era inmejorable. El agua cristalina, el viento fresco soplando por entre las hojas de los árboles etcétera.

Me le acerqué y le pedí que cerrara sus ojos. Ingrid lo hizo y entonces me arrodille frente a ella y de mi bolsillo izquierdo saqué la caja que contenía el anillo de compromiso.

Antes de que pudiera pronunciar una palabra, ella alzó la vista y gritó:

– Memo ¿qué son esas luces que vienen hacia acá?

– No alcanzo a verlas con claridad. Pero parecen antorchas.

Aquel paisaje silente se comenzó a llenar de murmullos y gritos.

– ¡Es un perro! Ésa gente lo quiere matar. Dijo ella.

-¡Espera no vayas hacia allá! Ese no es un perro, es un hombre lobo. Vámonos de aquí.

Apenas nos dio tiempo de correr y resguardarnos tras una cerca de una propiedad abandonada. No obstante, pudimos ver como la multitud se enfrentaba ante esa feroz bestia.

El engendro murió debido a las quemaduras que le propinó la gente. Ingrid quedó tan aterrorizada de aquel suceso que jamás quiso volver a salir a la calle. Hoy en día (20 años después) sigue recluida en su casa al cuidado de su hermana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *