Los esqueletos danzantes

Los esqueletos danzantes

El hecho que estoy a punto de referir, ocurre solamente en algunos panteones del país y aunque ha sido presenciado por algunas personas, la mayoría de ellas prefieren guardar silencio o sencillamente permanecer en el anonimato.

En ocasiones las leyendas mexicanas de terror cortas guardan algunos aspectos religiosos, y esta no es la excepción.

Cuentan que cuando el reloj marca las 12 de la madrugada el día 22 de noviembre, ciertas tumbas de unos cuantos mausoleos se estremecen hasta que dejan salir a sus ocupantes.

No importa si la tumba tiene concreto, mármol o está simplemente cubierta por tierra, el resultado es el mismo, las ánimas salen a “divertirse”.

Sin embargo, este fenómeno no se relaciona con la algarabía ni el gozo, sino que guarda un trasfondo bastante macabro. Los esqueletos se reúnen en círculos y comienzan a bailar con pasos cortos.

El sonido de los huesos raspándose unos con otros, chirría de manera espeluznante. Por si esto fuera poco, pasados unos minutos, las osamentas emiten lamentos y sonidos muy agudos, como si estuvieran siendo asesinados.

Luego de esto, se quedan inmóviles al menos durante media hora, con la mirada fija hacia el poniente. De pronto uno de los esqueletos alza la cabeza y comienza a reír de manera descontrolada.

El ritual termina cuando todos vuelven a sus sitios de reposo. Y el panteón regresa a la calma. No obstante, lo que muy pocos saben es que exactamente después de que transcurren cuarenta y cinco días ocurre la muerte de una persona dedicada a la música.

Esta especie de maldición no afecta a algún género musical en particular, sino que depende de la persona que haya hecho contacto visual con alguno de los cadáveres que miraban hacia el poniente en el momento del ritual. Sólo sabemos que esos decesos suelen ser bastante violentos y por lo general ocurren por la madrugada.

El sujeto elegido sólo puede salvarse de la muerte si pone atención a sus sueños, ya que estos le revelarán pistas ocultas únicamente a su subconsciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *