Misterio de las hamacas de Firmat

Misterio de las hamacas de FirmatDesde hace unos años, un enigma que ya se hizo conocido a nivel mundial, estremece a los pobladores de la pequeña localidad de Firmat, en la provincia de Santa Fe, en el centro de Argentina.

En una plaza barrial ubicada en el ingreso a la ciudad, hay juegos y apartadas tres hamacas normales y corrientes, con cadenas y asientos de goma. Una de las hamacas se mueve aun cuando hay condiciones climáticas normales y no hay viento. Las otras dos se quedan quitas. Y así van alternando. Hay momentos en que una se mueve mucho, como si alguien se estuviera usando todas sus fuerzas y las otras se quedan quietas. Llega a dos o tres metros de recorrido hacia atrás o adelante.

Algunos creen que se trata del espíritu de un niño de murió trágicamente en el lugar. Otros dicen que se trata de un fenómeno ambiental o físico. El caso es que ya se con o sin viento una hamaca del parque de juegos para niños no cesa de moverse sin que nadie la empuje.

Las hamacas que se mueven sin que nadie las empuje es un enigma que ha cruzado fronteras. Investigadores de todo el mundo han visitado la localidad de Firmat a fin de establecer cuál es el factor por el cual las hamacas no dejan de moverse sin alguna persona la manipule y otra hamaca se queda quita. Han llegado a ponerles una turbina de viento delante y el fenómeno seguía.

Las personas de todo el país (y del mundo también) se agolpan para ver a la hamaca moverse. Muchas veces sin resultados ya que los movimientos comienzan sin que nadie lo espere.
Sin siquiera un poco de brisa la hamacas se mueven alternadamente casi continuamente desde julio de 2007. Aunque no sucede durante todo el día sino en determinados momentos.
Hace veinte años en la zona se construyó un nuevo barrio llamado La Patria. Durante las obras un niño quedó atrapado en los cilindros de desagüe. Años más tarde la hamaca comenzó a moverse dejando a todo el pueblo estupefacto. El fenómeno paró por un tiempo y luego comenzó nuevamente.

“El espíritu del niño es quien mueve la hamaca, para que nadie lo olvide” dicen los lugareños. “Son tres hamacas una al lado de la otra, pero al lado las otras dos se quedan totalmente quietas. Es increíble”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *